GOOGLE SITE VERIFICATIÓN

jueves, junio 07, 2012

14º DÍA EN LA LUNA


ASTURIAS SE HA PUESTO EN PIE

Resulta difícil de explicar la sensación que tengo cuando veo a los mineros asturianos de mi tierra volver a las barricadas y a la movilización contra su negro futuro. En Asturias se hace gala del conocido dicho: Asturias es España, y lo demás tierra conquistada. No en vano también aquí, no hace tanto, tuvieron lugar las manifestaciones laborales más contundentes y guerrilleras, que fueron las de los mineros asturianos, y con posterioridad las del sector naval. Estas últimas las viví en persona, y de un lado volaban pelotas de goma, y del otro botes de humo, piedras, armas caseras, quema de contenedores y un largo etc. Toda una guerrilla urbana con enfrentamientos que fueron largos y duros. Pero eran otros tiempos. Al final, la voz de los mineros asturianos se silenció con dinero, como se acallan muchas de estas y otras cuestiones hoy en día, con jugosas prejubilaciones que continuan siendo de las mejores de la región, y que hoy, con la persistente crisis y un paro creciente, muchas dan de comer también a hijos y nietos, que se refugian en el hogar paterno ante la falta de espectativas de trabajo. Deberíamos ser conscientes que en un mundo donde "todo" se puede comprar y vender, todos tenemos un precio. En el caso de los mineros fueron las prejubilaciones. Así las revueltas y las revoluciones cuestan un poco más.
Si algo me impresionó sobremanera de mi trabajo en los medios de comunicación fue la experiencia que viví en un pozo minero de la empresa estatal Hunosa, la primera compañía minera del país, durante 12 días, donde 4 trabajadores habían quedado atrapados en el interior de la mina a raíz de un gran derrabe (desprendimiento) de carbón. Aquella tragedia minera me proporcionó el mejor documento sonoro de toda mi carrera profesional en la Radio. A los 12 días de estar en el pozo Santa Barbara, los equipos de rescate localizaron los cuerpos sin vida de aquellos 4 mineros. La jornada comenzó muy temprano para mí aquel día, tenía que relevar a la periodista y compañera que cubría las largas noches en aquel pozo de Hunosa, donde las labores de búsqueda no se interrumpían porque la vida de los 4 mineros atrapados peligraba. Aquel día me levante a las 6h de la mañana, tomé un autobus hasta la cuenca minera del caudal, y en Mieres otro hasta la instalación minera. Llegué al pozo Santa Bárbara a las 10 de la mañana, todo sucedió muy rápido, a las 10,15h corrió el rumor que habían encontrado los 2 primeros cuerpos sin vida, uno de ellos era un vigilante minero, tras 12 días de larga y tensa espera, entre caras de familiares desoladados por el llanto, compañeros mineros quejándose de la falta de seguridad en las minas de Hunosa, y todos los medios de comunicación asturianos en ese pozo, la situación se tensó aún más. Yo tuve una pequeña discusión con mi compañera, porque tenía familiares trabajando en las minas asturianas y estaba especialmente afectada. Me dijo: " Yoli, hoy los ánimos están demasiado caldeados en el pozo, no saques el micrófono largo, vale más que no vayas a la bocamina cuando saquen los cuerpos sin vida, te va a impactar mucho, y además aquello va a ser una explosión de tensión acumulada de los mineros.
No le hice caso. Le dije: "Cristina te aprecio mucho, pero yo he venido a hacer mi trabajo, me llevo el micrófono largo y me voy a la bocamina". Evidentemente ella no se equivocó en nada, cuando se abrió la jaula y los 2 primeros cuerpos sin vida salieron a la superficie, los mineros asturianos propinaron fuertes insultos contra la dirección de Hunosa, y su director presente allí mismo. Jamás se me olvidarán ni el semblante de los mineros de mi tierra, ni el semblante del presidente de Hunosa, serio, inmóvil, "impertérrito" aguantando la protesta. Quedé tan "impactada" en aquel momento, que realmente no sabía hacia dónde dirigir el micrófono para no perder ninguna voz. ACOJONANTE.
A los 10 minutos de suceder esto, recibí una llamada de los responsables de informativos en Madrid, porque estaban alucinados con la grabación, y querían comenzar el informativo nacional de las 2 de la tarde en silencio con aquella grabación. Esa jornada fue un día muy largo, abandoné aquel pozo minero después de 15 horas ininterrumpidas de trabajo, y después de pasar el día entrando en antena para informar de lo que había ocurrido allí. Al final de aquella larga jornada, prendí un cigarrillo y me dije: "Chica, siempre cumples con tu deber, pero hoy lo has hecho especialmente, relájate, y vete feliz a casa". Y eso hice.
Asturias no puede dar las mismas respuestas al mismo pobrema de la minería 30 años después, entre otras cosas porque entiendo que los asturianos necesitan apostar por nuevos sectores productivos y con futuro, es preciso adaptar el modelo productivo para adecuarlo a los tiempos presentes y futuros. Ya se que los sindicatos mineros sólo están pidiendo que se cumplan los acuerdos ya pactados, pero la verdad es que en Asturias concretamente se han imcumplido muchos acuerdos laborales, la minería no es la única. ¿Se acuerdan ustedes del libro blanco de la reindustrialización asturiana? ¿qué fue de aquel libro y de lo que en él se recogió? El problema no es tanto que la minería asturiana no tenga futuro, que eso ya lo sabemos hace tiempo, sino que no se ha cumplido lo acordado, que era "reindustrializar" las cuencas mineras asturianas para que en el futuro pudieran vivir de otro sector productivo distinto al carbón, y esto no se ha hecho, lo que agrava el problema porque cuando se cierren definitivamente las minas, la gente no tiene de que vivir en esas comarcas: ese es el verdadero drama social. Del que es responsable el partido socialista fundamentalmente porque es quien gobierna desde hace 30 años en Asturias. Discúlpenme, lo que Asturias realmente necesita es trabajo y buenos políticos, no la clase política caciquista que tenemos aquí, que son capaces de paralizar una región un año por privilegiar sus disputas y sus enquinados enfrentamientos políticos, en fin ...
Como decía estos días un buen editorial del periódico La Nueva España, "los políticos están para NO estorbar, y los asturianos deben de coger las riendas de su propio destino y apostar por sectores con futuro". Con el carbón se cierra un ciclo, hay que abrir otro nuevo, es ley de vida. Es hora de poner encima de la mesa alternativas "creíbles" para esta región. En Asturias no  todo el mundo piensa lo mismo de este conflicto laboral minero, hay quien piensa que los asturianos llevamos 30 años sometidos a la tiranía de los mineros. Los combustibles fósiles perjudican el medio natural, y es necesario apostar por las energías alternativas, más límpias e inagotables. Ahora sí, lo que no puede ser es que el gobierno intente importar carbón desde otros países para ganar más, a costa de la violación sistemática de los Derechos Humanos de la mano de obra de los países con un menor índice de desarrollo, mientras haya carbón en las minas asturianas y leonesas, porque aunque el carbón no tenga mucho futuro, nadie ha hablado de dejar de utilizar el carbón inmediatamente, así que hay que sentarse a negociar y a encontrar una solución PACÍFICA al conflicto.
El sector minero no es el único en reconversión y con un futuro incierto, hay cientos de periodistas, por ejemplo, que han sido despedidos desde que comenzó la crisis, hay recortes en educación o sanidad, y muchos trabajadores de diversos sectores productivos también han perdido su puesto de trabajo. El colectivo minero no es el único que engorda las cifras del desempleo en Asturias y en España desgraciadamente. Esto tienen que entenderlo los mineros asturianos y leoneses.
Y una cosa más: en mi opinión, la violencia de las manifestaciones mineras NO ENSEÑA EL CAMINO, lo siento, no creo en el camino de la violencia para solucionar los problemas, sino en el diálogo. Asturias necesita respuestas diferentes 30 años después, sino quedaremos anclados en el pasado. De hecho ya lo estamos.
¿Qué sería de la vida, sino tuviéramos el valor de intentar algo nuevo? Eso es lo que necesita Asturias. No esperemos que los políticos lo hagan, ya tuvieron tiempo para hacerlo y no lo hicieron, no reindustrializaron Asturias, los dineros europeos se administraron mal. Ahora el pueblo asturiano debe tomar sus propias riendas, y empezar a creer fuertemente en si mismo y en sus propias posibilidades, no en sectores subvencionados. Y "una gota de pura valentía, vale más que un océano cobarde".
He recuperado aquella vieja grabación de la protesta minera del año 1992 en el pozo Santa Barbara de hunosa. Un milagro!!. Era 18 de Diciembre, vispera de la Noche buena.  Es el día de hoy que, 20 años después, todavía me respigo al escucharla, juzgar vosotros mismos:
 

2 comentarios:

  1. No sé si una foto de un minero arrojando misiles caseros al helicóptero de la policía es la mejor publicidad para atraer empresas e inversiones a una regíón tan jodida como la nuestra.
    Estoy un poco harto de tanta épica minera y de tanta "SantaBarbarabendita" mal entonada. Un poco cansado de que los fondos mineros se gasten en putas y cubalibres, en carreteras que no llegan a ningún lado, en cursos de formación que ni se imparten ni se reciben, que se venda y se subvencione carbón de fuera como si fuera de aquí, que en la mina, abajo, se hable más en lenguas eslavas que en bable, porque los de aquí le han pillado el truco a las bajas médicas y a la prejubilación express.
    Estoy más que fartuco que Vitorino, o Vitoriano o Vitorero azuce a los mineros para conseguir que le suelten la pasta y luego les arroje las migajas del botín.

    Estoy hasta los güevos de que nos empeñemos en esconder la realidad, de que nos obcequemos en mantener vivo un cadáver a costa del futuro de una región, de que entre Villas, Areces, Cascos y otras mafias hayan arruinado una tierra que pudo ser hermosa y próspera y hoy es sólo un solar en ruinas.

    ResponderEliminar
  2. Victoria4:25 p. m.

    Después de 20 años, este audio sigue siendo estremecedor…, sobrecogedor porque perdieron su vida trabajando en la dura y negra mina y conmovedor el lamento de sus familiares, amigos y compañeros. Algunos de ellos eran mineros de profesión y de vocación. Los que se tragó la mina tristemente ya no están hoy aquí para opinar, respetemos su memoria.

    ResponderEliminar